El Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) ha notificado este viernes un auto en el que acuerda la apertura de juicio oral contra el magistrado Miguel Florit, y contra el Estado como responsable civil subsidiario, por la incautación de móviles de redactores que cubrían el 'caso Cursach'.

Para asegurar las responsabilidades en esta causa, conocida como 'caso Móviles', la magistrada-instructora, Felisa Vidal, requiere al acusado para que preste fianza por la cuantía de 60.116 euros.

La representación de Europa Press, 'Diario de Mallorca' y EFE y los periodistas Blanca Pou y Kiko Mestre piden condenar al juez a penas que suman 42 años de inhabilitación por prevaricación, vulneración del secreto profesional, delito contra la inviolabilidad del domicilio e interceptación ilegal de comunicaciones.

La Sala Civil y Penal del TSJIB ha dado traslado al juez de una copia del escrito de acusación y de las actuaciones para que presente escrito de defensa. También emplaza a la Abogacía del Estado para que se persone en el procedimiento.