Pacientes durante una sesión de yoga en Son Espases
Pacientes durante una sesión de yoga en Son Espases CAIB

Según ha informado en un comunicado la Conselleria de Salud y Consumo, la Unidad de Enfermedades Intersticiales del Servicio de Neumología de Son Espases ha organizado la sesión de yoga a los pacientes de esta enfermedad poco frecuente y crónica que se caracteriza por una cicatrización anómala de los pulmones que provoca una disminución progresiva de la función pulmonar y que se calcula que un centenar de personas sufren esta enfermedad en Baleares y unas 7.500 personas en toda España.

A pesar de que se desconoce la causa que provoca esta enfermedad,

se sabe que el consumo de tabaco es un factor de riesgo que multiplica las posibilidades de sufrirla. También es una enfermedad que tarda en diagnosticarse porque los síntomas principales, como la tos seca y la disnea (dificultad para respirar durante el ejercicio físico), son frecuentes también en otras patologías.

La confirmación del diagnóstico se realiza por medio de una entrevista clínica exhaustiva para descartar otras causas que pueden provocar fibrosis pulmonar y con la realización de una TAC de tórax.

En algunos casos específicos también se tiene que hacer biopsia pulmonar. En el Hospital Universitario Son Espases existe un Comité Multidisciplinario -que está constituido por profesionales de la neumología, la radiología, la anatomía patológica, la cirugía torácica, la farmacia, la reumatología, la medicina interna y la enfermería- ante el que se presentan los casos de pacientes con fibrosis pulmonar idiopática u otras enfermedades intersticiales pulmonares para llegar a un diagnóstico lo más preciso posible.

Actualmente, los pacientes con fibrosis pulmonar idiopática se tratan con fármacos antifibróticos que, a pesar de que no curan, mejoran las expectativas de vida. Se toman por vía oral y requieren un seguimiento constante para controlar los posibles efectos adversos. Antes de que aparecieran estos fármacos, la supervivencia mediana desde el diagnóstico de la enfermedad era de tres a cinco años.