Según ha informado la institución insular en una nota de prensa, el objetivo de ello es preservar el valor medioambiental y patrimonial de la zona.

Durante los tres meses de campaña, un informador medioambiental se ha encargado de informar a los conductores de las restricciones para los vehículos a motor y se han facilitado buses desde el Puerto de Pollença, con paradas al mirador des Colomer, a la playa de Formentor, cala Murta-cala Figuera y el faro.

El conseller de Movilidad e Infraestructuras, Iván Sevillano, ha valorado la experiencia "de manera positiva, puesto que espacios naturales como Formentor, de elevado valor medioambiental y patrimonial, tienen que estar restringidos a la afluencia masiva de tráfico".

En las próximas semanas, el Govern, el Ayuntamiento de Pollença, la Dirección General de Tráfico, Guardia Civil, Autoridad Portuaria y el Consell de Mallorca se reunirán para valorar la campaña.

"Seguimos apostando por este tipo de políticas. Tenemos la obligación de preservar estos entornos, lo cual solo se puede hacer apostando por el transporte público en detrimento del vehículo privado. Tenemos que andar hacia una movilidad más sostenible", ha declarado el conseller insular.