Según las sentencias, a las que ha tenido acceso Europa Press, una de ellas es firme y le condena a un año y nueve meses de prisión, y a una multa de seis meses a razón de cuatro euros diarios, junto a una indemnización de 880 euros, por cobrar a un cliente 1.400 euros, como pago previo a la instalación de cinco ventanas de aluminio - luego le devolvió 520 euros, después de que no se presentase de nuevo- y también por hacerse con 760 euros de otra clienta por la elaboración y colocación de armarios empotrados y tarima en una vivienda, que tampoco colocó, ambos casos en 2017.

Asimismo, la Audiencia Provincial ha emitido otra sentencia, en este caso todavía cabe recurso de apelación, en la que falla una pena de dos años de prisión, indemnizaciones y la multa de seis meses a razón de cinco euros diarios por hechos similares.

En concreto, en este segundo documento se contempla también la simulación de empresas que anunciaba en Salamanca y que no existían, y los cobros de anticipos por trabajos que luego no realizaba.

En estos casos, cobró 60 euros por un arreglo que iba a realizar de una nevera, 110 por realización de armarios, 100 por reparar un ordenador estropeado, 321 por modificar una antena de televisión, 1.450 por unas ventanas - en esta ocasión devolvió 400- y 1.860 por rehabilitar un baño y una cocina.

En ambas ocasiones se le condena por delitos continuados de estafa, y se da la circunstancia de que este mismo salmantino de 45 años ya tiene otras sentencias del mismo tipo por hechos similares también en Valladolid y Zamora.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.