Según ha informado el Instituto Armado, los hechos ocurrieron durante el pasado fin de semana, cuando numerosas llamadas al 112 alertaron de la anómala conducción del vehículo, tras lo que una patrulla del Subsector de Tráfico interceptó el turismo y consiguió darle el alto y retirarlo de la circulación.

Al identificar al conductor, cuya identidad responde a las iniciales T.A.T, los agentes observaron síntomas evidentes de haber ingerido alcohol y de encontrarse bajo su influencia, hecho corroborado al arrojar sendos resultados positivos en la prueba de alcoholemia de 1,08 y 1,05 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, lo que significa que casi cuadriplicaba la tasa máxima establecida para este grupo de conductores que es de 0,25.

El conductor ha sido investigado como presunto autor de un delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas y las diligencias instruidas serán entregadas en el Juzgado de Instrucción Número 3 de Burgos.

Consulta aquí más noticias de Burgos.