Coche
El coche de un desaparecido fue hallado en un lago en Florida gracias a Google Maps: dentro estaba el cadáver del propietario. GOOGLE MAPS

Una desaparición resuelta gracias a Google Maps. Ha ocurrido en Florida, cuando un internauta estaba repasando su anterior vecindario, en Grand Isles, Wellington, Florida, con la famosa aplicación de Google. Pasando por encima de uno de los lagos de la urbanización, vio lo que parecía, a su juicio, un vehículo sumergido no muy profundo. El hombre, informa The Guardian, decidió avisar al actual propietario de su antigua casa.

Éste segundo vecino usó un dron y comprobó que, en efecto, ahí había un coche sumergido, así que alertó a la oficina del sheriff. Los agentes llegaron y comprobaron que en el lugar señalado había un sedán blanco sumergido, muy calcificado.

La policía sacó el coche y descubrieron que dentro se encontraban los restos óseos de un hombre. La investigación posterior reveló que se trataba de William Moldt, un hombre que desapareció en el año 1997, a la edad de 40 años.

El de Moldt era un caso sin resolver. La última vez que se le vio fue en un club nocturno en noviembre de 1997, pero no estaba ebrio y se fue a mediodía. Avisó a su novia de que regresaba a casa, pero no se volvió a saber nada de él, hasta ahora.

Lo que no se explica nadie es cómo el coche de Moldt pudo estar tantos años sumergido cerca de la orilla sin que nadie se diera cuenta.