Un hombre de 32 años, cuya identidad responde a las iniciales G.M.M, fue detenido ayer por la Policía Nacional de Burgos por aporrear la puerta de un edificio y amenazar a los vecinos, según fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

Los hechos se produjeron cuando desde un domicilio situado en los alrededores de la Catedral se dio aviso al 091 de que un individuo estaba golpeando la puerta, al tiempo que llamaba insistentemente al interfono y amenazaba a los vecinos.

Una patrulla se desplazó hasta el escenario de los incidentes, donde se entrevistó con el sujeto y le invitó a marcharse de lugar ya que sus familiares no querían saber nada de él debido a los problemas que les causa.

Pese a ello, el individuo, que cuenta con varios antecedentes, arremetió violentamente contra los funcionarios, por lo que éstos se vieron obligados a detenerle por delito de atentado a la autoridad.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BURGOS