Tola, una de las osas asturianas
Tola, una de las osas asturianas R. A

A quienes trabajan en una de las oficinas de turismo de Asturias no les extrañará la pregunta. Más de una vez los turistas les han consultado sobre qué hay que hacer en Asturias para ver los osos. Pero es que los osos, de momento, no se pueden ver si no se tiene una autorización. Dice la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural del Principado de Asturias que el oso está por encima del turismo, y que así seguirá siendo.

La consejera, Belén Fernández, tuvo que aclararlo porque una empresa británica organiza "sin permiso" viajes para ver al oso parto en la Cordillera Cantábrica y, en especial, en el Parque Natural de Somiedo.

Se trata de Naturetrek, en cuya web puede verse el viaje que planean desde el 11 al 18 de junio. La fecha la han elegido porque es la época en la que salen a comer, explica. No garantiza a sus clientes que verán un oso en libertad, pero sí que lo buscarán exhaustivamente. Un viaje de 8 días cuesta 1.200 euros. Y, según la empresa, se mantienen a distancia de los osos y transitan por caminos públicos por lo que, dicen, no es necesaria autorización.

Desde luego que ver a los osos es un atractivo para visitar nuestra región, pero ¿es apropiado? Ese es el debate que hay sobre la mesa en Asturias. La Consejería no lo considera así. "Daría al traste con las políticas realizadas hasta ahora". La Fundación Oso Pardo, por su parte, sí se lo plantea. Se trataría de regular las visitas, lo que supondría una revitalización de las zonas osera y una implicación de los vecinos en la conservación de la especie.

La Fundación Oso de Asturias lo rechaza. Ni Paca, ni Tola ni Furaco, el macho que dará un osezno a una de estas osas, tienen nada que ver. Cambiarán sus hábitos y tendrán más presión de que la que sufren ahora, argumentan.

CONSULTA MÁS NOTICIAS DE OVIEDO Y GIJÓN