Un agente de la Guardia Civil detiene a una de las implicadas en el caso.
Un agente de la Guardia Civil detiene a una de las implicadas en el caso. GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil ha detenido a tres personas que desde el principio del verano cometieron varios hurtos en interior de comercios de distintas localidades de Mallorca simulando ser turistas.

Según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, tras conocer que un grupo de personas estaban cometiendo numerosos hurtos en comercios de Mallorca, la Guardia Civil inició una investigación con el fin de identificar y detenerlas.

Tras recabar numerosos testimonios y pruebas, se consiguió identificar a los integrantes del grupo, todos ciudadanos rumanos. En una de las vigilancias a que fueron sometidos, los agentes los sorprendieron cuando intentaban cometer un nuevo hurto.

El Modus Operandi era siempre el mismo. Un hombre y una mujer que se hacía pasar por turistas accedían a los comercios, mientras el tercero esperaba en un coche estacionado en las inmediaciones.

Los que entraban en el establecimiento provocaban de forma deliberada una situación de estrés y confusión en los propietarios y clientes.

En ese momento, aprovechaban para sustraer cualquier objeto de valor que encontrasen por encima de los mostradores, tanto del local comercial como de cualquier cliente, terminales móviles, carteras o dinero en metálico.

Realizado un registro en la vivienda que residían en Palma, se hallaron diferentes teléfonos móviles, ordenadores portátiles, así como prendas utilizadas para la comisión de estos delitos.

La investigación ha constatado que los implicados enviaban a su país de origen la mercancía robada, a través de una empresa de paquetería y que posteriormente recibían el efectivo.

Hasta el momento se han esclarecido un total de siete delitos esclarecidos, si bien los investigadores siguen analizando efectos recuperados pues sospechan que la cantidad de hurtos sea mayor.