Irán acusa a la Barbie de ser "destructiva"

  • Cree que amenaza la personalidad de las nuevas generaciones.
  • Augura que estos juguetes tendrán consecuencias nefastas.
  • La Barbie y otros juegos occidentales están disponibles en numerosas tiendas de Teherán.
Una de las muñecas Barbie anunciada en la página de la compañía (Fuente: Barbie.com )
Una de las muñecas Barbie anunciada en la página de la compañía (Fuente: Barbie.com )
Barbie.com
Las importaciones de las muñecas Barbie y otros juguetes occidentales tendrán unas consecuencias socioculturales destructivas en Irán, augura el fiscal jefe de la República Islámica en unas declaraciones recogidas este lunes.El régimen clerical conservador de Irán a menudo levanta barreras contra lo que percibe como un peligro inspirado en la cultura y el consumismo de Estados Unidos, al que califica de "Occitoxicación".

Sin embargo, los jóvenes iraníes consumen frecuentemente ese tipo de música, cine u otros productos llegados de Occidente. Las marcas de juguetes más conocidas se pueden comprar en las tiendas infantiles de la capital Teherán y otros lugares.

"La apariencia de figuras como Barbie, Batman, Spiderman y Harry Potter y ... los juegos de ordenador y películas son todos una peligrosa advertencia para las autoridades del sector cultural", dijo el fiscal general Ghorban Ali Dori Najafabadi en una carta al vicepresidente Parviz Davoudi publicada en el diario Mardom Salari.

El tercer mayor importador de juguetes

Najafabadi, un destacado clérigo, dijo que Irán era el tercer mayor importador de juguetes y sugirió que esto podía ser una amenaza para la "personalidad e identidad" de las nuevas generaciones.

"La entrada incontenible de este tipo de juguetes importados... traerá destrucción cultural y consecuencias sociales", escribió.

Añadió que muchos juguetes entraban de contrabando en Irán y acusó a los importadores de concentrarse en los beneficios a expensas de los valores culturales.

Tensas relaciones

Irán y Estados Unidos no mantienen relaciones diplomáticas desde poco después de la revolución islámica de 1979, cuando el Shah al que apoyaba EEUU fue destronado.

Los dos viejos enemigos están ahora enredados en una serie disputa sobre el programa nuclear de Teherán que Occidente teme esté destinado a fabricar bombas, acusación que niegan los iraníes mientras afirman que el plan está destinado a la generación pacífica de electricidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento