SIGAUS recuperó tres millones de litros de aceites usados en Navarra en 2018
SIGAUS recuperó tres millones de litros de aceites usados en Navarra en 2018 SIGAUS

El aceite lubricante con el que funcionan los vehículos y que se utiliza en la industria se convierte, al final de su vida útil, en un residuo "peligroso y de los más contaminantes que existen", pues contiene sustancias tóxicas y metales pesados. Sin embargo, ha explicado Sigaus en un comunicado, "puede recogerse y reciclarse al cien por cien, generando con él nuevas materias primas o energía".

El resultado de esta actividad fue que casi seis millones y medio de litros nuevos de lubricantes volvieron al mercado en la Comunitat Valenciana y se ahorraron 26.000 toneladas de CO2.

En 2018, se recogieron 15.566 toneladas brutas, incluida el agua y sedimentos con los que el aceite usado suele presentarse, lo que equivale a 63 toneladas cada día laborable del año.

De esta forma, 6.658 establecimientos valencianos generaron aceites usados en 2018. El 80 por ciento de ellos fueron establecimientos que generaron pequeñas cantidades de aceite usado (un máximo de 2.000 kilos al año). Por tipologías, más del 59 por ciento de puntos generadores fueron talleres de reparación de vehículos.

Junto a ellos, se recogió residuo en más de 1.000 industrias y varios miles más de instalaciones de diverso tipo, desde construcción a agricultura, hostelería u otros servicios. En total, se realizaron 18.671 recogidas (76 recogidas cada día laborable del año). Las más frecuente fue la de 695 kilos, aproximadamente tres bidones y medio de aceite usado.

RECOGIDAS EN EL 99% DE LA POBLACIÓN

En cuanto a la dispersión territorial, fue necesario recoger aceite usado en 378 municipios valencianos que abarcan el 99 por ciento de la población de la Comunitat. Este cómputo incluye 148 municipios ubicados en el medio rural, en los que el sistema de recogida articulado por Sigaus "contribuye a la protección del entorno en esas zonas de mayor despoblación, prestando un servicio de valor para el tejido económico local".

Además, en los espacios protegidos de la Comunitat Valenciana se ubican diez establecimientos que el pasado año generaron 22 toneladas de aceites usados. Como ejemplo, se acopiaron diez toneladas de este residuo peligroso en el Parque Natural de L'Albufera, gracias a la recogida en cuatro establecimientos generadores de aceites usados.

NUEVA VIDA DEL ACEITE

Una vez recogido, mediante una flota de camiones cisterna de diverso tamaño, el aceite usado se traslada a una de las 24 instalaciones de recogida, almacenamiento y tratamiento en la Comunitat que participan

con Sigaus. Hay dos tipos de tratamiento diferentes que otorgan al residuo una nueva vida, ya sea como base lubricante o como combustible industrial. En ambos casos, un correcto almacenamiento y entrega hace posible que el residuo sea cien por cien aprovechado.

La cantidad de aceite usado neto finalmente gestionado y valorizado por parte de SIGAUS en la Comunitat Valenciana fue de 14,8 millones de litros. Un 65 por ciento se destinó a regeneración, el tratamiento prioritario que permite extraer aceites base para la fabricación de nuevos lubricantes que pueden lograr características similares a los de primer refino.

Con el aceite usado recuperado en la Comunitat se pudo retornar al mercado 6,4 millones de litros de nuevos lubricantes. Además de materias primas, gracias a la gestión en la Comunidad Valenciana se evitó emitir a la atmósfera 25.877 toneladas de CO2.

El segundo posible tratamiento para el aceite usado es su descontaminación para fabricar combustible de uso industrial, que evita

la utilización de otros combustibles tradicionales como el fuel óleo. Gracias a ello se obtuvo una energía equivalente 51 GWh, similar a la consumida en usos eléctricos por 14.491 hogares.

ECONOMÍA CIRCULAR

En palabras del director general de Sigaus, Eduardo de Lecea, la gestión de los aceites industriales usados en la Comunitat es un "buen ejemplo de proyectos de Economía Circular que están funcionando ya de forma eficaz y sostenible".

"Lo hacemos posible con un residuo complejo, y de costosa gestión, gracias al compromiso de las empresas involucradas, al impulso de la Administración, y a la conciencia ciudadana. Entre todos, debemos seguir avanzando hacia este nuevo modelo de crecimiento, más innovador e inteligente, en el que los residuos que se recogen en las ciudades y en los pueblos de España se convierten en recursos. El camino ya no tiene vuelta atrás", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Valencia.