Según han señalado, Guerrero se decanta por "transformar objetos para provocar algún tipo de reacción o interés en el espectador" y, en esta muestra en concreto se ha creado una "atmósfera museística", "donde parece que su estilo ha estado siempre presente, tanto en las cerámicas encontradas en las ruinas de Pompeya, como a los tapices románticos del siglo XVIII hasta llegar a la Estatua de la Libertad".

Con esta muestra, Can Prunera quiere celebrar el 10º aniversario del museo, que irá acompañado de diferentes actos que se prolongarán hasta finales de septiembre.

En la misma inauguración, según han indicado, se presentará el catálogo de la exposición.