Diez años de Aznalcóllar: dos caras de un desastre ecológico que hizo historia

Todavía se retiran lodos de una balsa cercana al pantano de la localidad.
Todavía se retiran lodos de una balsa cercana al pantano de la localidad.
C. E.

El 25 de abril de 1998, una riada de 6 millones de m3 de vertido tóxico –mil veces mayor que el Prestige– destrozó más de 4.000 hectáreas en el municipio sevillano de Aznalcóllar, el mayor desastre ecológico de la historia de España.

Diez años después, las instalaciones de la antigua mina ofrecen dos caras: parques de energía fotovoltaica y empresas, frente a zonas que parecen seguir sin recuperarse del todo y nuevas denuncias ecologistas.

Aquel 25 de abril la naturaleza sufrió una imponente bofetada. Ha sido la Consejería de Medio Ambiente la encargada de restaurar la zona y aseguraba ayer la delega provincial desde allí, que el río Guadiamar está recuperado.

¿Hay vertidos?

Ecologistas en Acción denuncia filtraciones tóxicas en las cercanías del río, en el Arroyo de los Frailes. Isidoro Albarreal, coordinador, dice que las muestras contienen hasta 500.000 veces el cobre autorizado para la depuradora.

Los ex mineros de Boliden apoyan esta tesis y aseguran que no hay vigilancia de las filtraciones de pozos: "Ese trabajo no lo está haciendo nadie; nos tienen poniendo vallas, vuelcan pirita pura y la tapan sin más", cuenta un trabajador de Egmasa. Medio Ambiente lo niega rotundamente.

Hay otras voces, como el CSIC, que no hablan de contaminación actual pero sí de la necesidad de continuar con el seguimiento de los efectos.

Sin trabajo

En 1998, no sólo se perdió entorno. Todo el pueblo vio como desaparecía su trabajo; "yo creí que el pueblo se había acabado", asegura Sofía Rodríguez, vecina de la localidad. Se veían haciendo la maleta.

La Consejería de Industria entonces, y de Innovación ahora, desarrolló un plan de reindustrialización, y se abrió una ventana para ellos. "De una catástrofe hemos aprovechado para dar empleo a un pueblo", afirma Francisco Álvaro, delegado de Innovación.

El municipio acoge ahora el Parque de Actividades Medio Ambientales sobre la antigua mina. En él hay comprometidas 43 empresas, de las que alrededor del 20% están instaladas ya. En el pueblo están contentos diez años después pero algunos aún son precavidos: "Puede ocurrir otro desastre".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento