Una plantación de marihuana.
Una plantación de marihuana. EUROPA PRESS

Dos hermanos del sur de Colorado (EE UU), hallados culpables de haber vendido melones contaminados en 2011 que causaron 33 muertes en todo el estado, enfrentan cargos por contrabando de marihuana en Kansas, ha asegurado este viernes la Fiscalía del Condado Seward. 

Mediante un comunicado que difundió el abogado de los hermanos, estos expresaron que sus problemas legales en Kansas serían una consecuencia de que su reputación quedó afectada por la venta las frutas contaminadas con listeria monocytogenes, una bacteria que es uno de los patógenos más violentos causante de infecciones alimentarias.

Eric y Ryan Jensen se declararon culpables en corte federal en 2013 de operar una granja en condiciones insalubres y se les ordenó pagar miles de dólares en indemnizaciones. Para afrontar esos gastos comenzaron a producir cáñamo, una planta similar a la marihuana aunque con menos de 0,3 % de THC, el ingrediente activo de la planta.

El 3 de enero de 2017, los Jensen enviaron a un comprador en California tres paquetes de cáñamo con un peso total de unos 135 kilogramos, por medio de la empresa de paquetería FedEx.

Como la granja de los Jensen, ubicada en Holly, Colorado, está a sólo 15 kilómetros de Kansas, el camión de FedEx transportó los paquetes hasta ese estado, a la localidad de Liberal, desde donde tendrían que haber sido llevados luego por avión a su destino final. Pero el empleado de FedEx contactó a la Patrulla de Caminos de Kansas pues según dijo el cargamento olía a marihuana.

El patrullero Josh Biera afirmó que se trataba de marihuana, debido a la apariencia y olor del cargamento, aunque sin haber realizado un análisis de laboratorio.

El fiscal Goodwin subrayó este viernes que los cargos persistirían incluso si se determina que las plantas no son marihuana. Esto a pesar de que en mayo pasado el Departamento de Agricultura de Estados Unidos clarificó que no está prohibido el transporte interestatal de cáñamo industrial.