El Papa Benedicto XVI se reunió este jueves, por sorpresa, en la capilla de la nunciatura de Washington con un grupo de víctimas que sufrieron los abusos sexuales de sacerdotes pederastas en este país, según informó el Vaticano en un comunicado.

La reunión no se había incluido en el programa del Papa durante su viaje a Estados Unidos, que emprendió el pasado día 15 y concluirá el 20 de abril, pero las familias de las víctimas habían pedido con insistencia poder ser recibidos por Benedicto XVI durante esta visita.

El grupo, formado por cinco adultos, hombres y mujeres, estuvo acompañado por el Cardenal Sean O'Malley, el arzobispo de Boston, una de las ciudades más afectadas por los casos de abusos sexuales por parte de sacerdotes. Además O'Malley entregó una lista al Papa con los nombres, sin los apellidos, de más de 1.000 personas que han sufrido abusos sexuales por parte de sacerdotes de la diócesis de Boston, para que "rece por ellos".

Historias personales

El grupo llegó a las 16.15 hora local (22:15 GMT), a la sede de la nunciatura de Washington, que es la residencia del Papa durante su estancia en la capital, y a él le contaron sus historias personales.

Benedicto XVI les "escuchó y después les dedicó palabras de aliento y de esperanza", y les ofreció oraciones "por sus familias y por todas las víctimas de abusos sexuales".

Durante este viaje, el Papa ha calificado de "vergüenza" y ha expresado su dolor y sufrimiento por los casos de pederastia protagonizados por sacerdotes estadounidenses, y recriminó a las autoridades católicas de este país por la pésima gestión del asunto.