Esta es una de las principales medidas que pedirá Tudanca al futuro nuevo Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco junto a la declaración como zona catastrófica de las comarcas más afectadas por la sequía y la concesión de ayudas directas para los productores más afectados, como han compartido los representantes de las organizaciones profesionales agrarias y de las cooperativas de Castilla y León en una "oportuna" reunión de trabajo que, según ha lamentado el sector, se ha producido antes con la oposición que con el gobierno en funciones o con el nuevo Ejecutivo.

"Es urgente que se ponga a trabajar para paliar la situación de una cosecha un 40 por ciento inferior a lo habitual", ha exigido en concreto el presidente regional de Asaja, Donaciano Dujo, que ha cifrado en 350 millones de euros las pérdidas por esa merma de la recolección, a los que ha sumado otros 150 millones de euros de pérdidas en forrajes y unos 100 millones para el sector ganadero, según las OPA, el más afectado por los efectos de la sequía de 2019.

Mejorar las condiciones de la suscripción de los seguros agrarios, adelantar al máximo las ayudas de la PAC para dar liquidez al sector, concesión de préstamos a largo plazo y con un interés "preferencial" y ayudas en materia fiscal y en las cuotas a la Seguridad Social son otras de las exigencias que han realizado las OPA que han lamentado la ausencia tanto de gobierno regional como nacional para adoptar medidas eficaces para ayudar a un "sector estratégico".

En el mismo sentido se ha pronunciado el secretario de UPA en Castilla y León, Aurelio González, quien, tras recordar que en 2017 ya se pidió la elaboración de una normativa estable para hacer frente a las contingencias climatológicas, ha hecho un llamamiento a todos los grupos para que se retraten ahora a través de "leyes claras y concisas".

Por su parte, el coordinador de UCCL, Jesús Manuel González Palacín, ha advertido de que los agricultores y los ganaderos de Castilla y León no se van a conformar esta vez con medidas "puramente cosméticas" y "para quedar bien" de cara a la sociedad y ha reivindicado en concreto la concesión de ayudas de 'mínimis' de hasta 25.000 euros en función del sector.

"El cambio climático ha venido para quedarse y va a ir a más", ha augurado González Palacín, quien, tras acusar al Gobierno de Juan Vicente Herrera de haber "tomado el pelo" al sector "de una manera vil" con "medidas cosméticas que no sirvieron para nada", no ha descartado movilizaciones si el nuevo Ejecutivo de Fernández Mañueco no pone en marcha medidas "reales y eficaces".

Finalmente, el nuevo presidente de Urcacyl, Leopoldo Quevedo, ha advertido también de la dificultad que tienen sus socios para acceder a ayudas que puedan paliar el aumento de costes que supone la sequía y ha exigido una actuación rápida y real frente a anteriores medidas "cosméticas e ineficaces".

"Hay que resolver de una vez por todas el tema de los seguros", ha reivindicado a modo de ejemplo Quevedo para quien la Administración regional "mataría dos pájaros de un tiro" si apuesta por aumentar las ayudas a la suscripción de unos seguros que, en su opinión, deben volver a depender de Enresa.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.