Los desnudos rurales no venden: deben 9.000 euros a la imprenta

  • Mal negocio para las siete madres de Serradilla del Arroyo (Salamanca).
  • Posaron para un calendario para conseguir dinero para los niños del municipio.
  • Sólo han vendido 2.000 de los 7.000 ejemplares que encargaron.
  • Puedes ver aquí la fotogalería del calendario
En la imagen, Mar Capilla, Rosa Elvira, Ana López, Mónica Mesonero, Rosa Garín, Itziar Zamarreño y María Antonia Rodríguez (izda-dcha), las siete mujeres que han posado para el calendario. FOTO: EFE
En la imagen, Mar Capilla, Rosa Elvira, Ana López, Mónica Mesonero, Rosa Garín, Itziar Zamarreño y María Antonia Rodríguez (izda-dcha), las siete mujeres que han posado para el calendario. FOTO: EFE
EFE

Lo hicieron con todo el cariño del mundo, pero la jugada, en este caso el desnudo, les ha salido mal. «Hemos pecado de inocentes y de pueblerinas», explica a 20 minutos Rosa Garín.

Rosa es una de las siete madres, vecinas del pequeño pueblo salmantino de Serradilla del Arroyo (400 habitantes), que en noviembre decidieron posar desnudas para un calendario.

El objetivo: recaudar dinero para construir un local de ocio para los 14 niños del municipio. Cinco meses después, las siete madres deben 9.000 euros a la empresa a la que encargaron los calendarios.

Y eso que su odisea fotográfica comenzó muy bien. Al principio, en noviembre, pusieron a la venta 2.000 calendarios. En la primera semana ya estaban todos vendidos. Todo fue tan rápido que encargaron otros 5.000, «ya que habíamos recibido más de 15.000 peticiones».

Empiezan los problemas

Ahí empezaron los problemas. La empresa que los hacía, Vortize, ubicada en Ciudad Rodrigo, a 20 km de Serradilla, «nos dijo que los tenía en cuatro días y seguimos aceptando peticiones». Pero no se cumplió el plazo y Vortize tardó un mes en entregar la nueva remesa.

Para entonces, el interés de los potenciales clientes se había desinflado y no pudieron colocar los calendarios. De hecho, cerca de 5.000 siguen en un almacén de Serradilla, cubiertos por el polvo.

Estamos muy desmoralizadas: en qué hora nos metimos en la historia del calendario", se lamenta Rosa

Ahora deben a la empresa 9.000 euros que no saben cómo van a pagar. En un principio les debían 13.000, pero ya les han abonado 4.000 con las ventas de los primeros calendarios, dinero que no han podido utilizar en lo que las llevó a desnudarse: el local de ocio para sus hijos.

Les subieron el precio

«Nos han engañado. Tiene razón nuestro abogado. Nos fiamos y no firmamos ningún papel con Vortize, que incumplió el plazo de entrega, además de engañarnos con el precio. En un principio nos dijo que cada ejemplar nos costaría 1,90 euros y luego nos lo subió a 2,6 euros», señala Rosa.

Las madres se enteraron que Vortize no hacía el calendario, sino que a su vez había subcontratado a una imprenta de León. Una imprenta que cobra 1,3 euros por cada ejemplar, la mitad de lo que cobra Vortize, empresa que ya ha cerrado en Ciudad Rodrigo y con la que este diario no ha podido contactar.

Rosa y sus compañeras, no obstante, siguen poniendo a la venta sus calendarios a cinco euros en (ctr@ctrlacasadelmedico.com y 923 489 213).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento