Pobreza energética.
Pobreza energética. EUROPA PRESS

La tasa de riesgo de pobreza en Cataluña es del 21,3 % de la población, 1,3 puntos más que el año anterior, debido al incremento de los ingresos medios netos de los hogares catalanes, que ha hecho subir el umbral por debajo del cual se considera que se está en riesgo de pobreza. La tasa media española se sitúa en el 21,5%.

Según los datos de la encuesta de condiciones de vida de 2018 que ha hecho públicos este jueves el Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat), los ingresos medios netos de los hogares catalanes se sitúan en 32.763 euros y en 13.338 euros por persona, un incremento de 626 euros (4,9 %).

Según el Idescat, este aumento de la renta ha beneficiado fundamentalmente a los hombres (8,2 %) y a la población mayor de 65 años (5,7 %).

Pensionistas por debajo del umbral

Este aumento de los ingresos ha significado que el umbral de riesgo de pobreza (que se fija en el 60 % de la media de los ingresos) sea un 8,8 % superior al del año anterior y se sitúe en 10.981 euros en los hogares formados por una sola persona en 2018.

Este aumento del umbral, que es más elevado que el de la renta, ha comportado que determinados colectivos que tienen unos ingresos muy estables, como los pensionistas, que antes tenían la renta justo por encima del umbral, ahora pasen a situarse por debajo.

Ante estas cifras, la Taula del Tercer Sector ha reclamado este jueves un pleno monográfico sobre la pobreza en el Parlament  y que las administraciones aporten más inversión a las políticas sociales en Cataluña. "Los datos evidencian la gravedad de la situación y la necesidad de que la lucha contra la pobreza y las desigualdades esté en el centro de la acción de la Generalitat y de los gobiernos municipales", asegura Francina Alsina, presidenta de la Taula.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.