Según ha indicado este lunes en una nota, el proyecto, dotado de un presupuesto de 1,5 millones de euros, fue adjudicado en mayo de 2018 a una empresa para su realización dentro del programa ARRU (Ámbito de Regeneración y Renovación Urbana) con que se calificó al barrio a finales de 2015, cuya financiación corre a cargo de diferentes administraciones y fondos de la Unión Europea (UE)

Se trata del reformado de una de las principales calles de la zona flanqueada por bloques de viviendas y de una longitud de 340 metros por 21 de ancho. "Por su condición de espacio público puede acometerse con dinero de la administración, no así el resto de proyectos que se redactaron (nueve plazas y seis sectores del barrio) y que fueron anulados por el carácter privativo de estas zonas comunes, aunque en la práctica sean de uso público", ha afirmado el colectivo vecinal.

Sin embargo y pese a que esta obra se había previsto hacer en 2018, ha añadido que en febrero pasado tuvo conocimiento de que "había sido desestimado el procedimiento de contratación con posterioridad a la licitación de la misma, por lo que vuelve a demorarse el proyecto".

"Desde el pasado 14 de marzo en que esta asociación nos dirigimos por escrito al delegado de Fomento (Jesús Estrella) pidiendo abrir un nuevo proceso de licitación de obra, no hemos tenido respuesta alguna, siendo nuestra mayor preocupación que las ayudas provenientes de la UE se acaben retirando si el proyecto no se ejecuta antes del 31 de diciembre de este año", ha comentado.

Las obras iban a consistir en instalación de nueva red de saneamiento, renovación de pavimento y revestimiento, accesibilidad, red de alumbrado público, mobiliario urbano y jardinería, según ha precisado Passo.

En su opinión, de perderse este proyecto, "sería el colmo del despropósito" hacia este barrio. Por ello, ha anunciado que este miércoles miembros de la junta directiva se volverán a personar en la Delegación de Fomento "para pedir explicaciones sobre el tema".

Consulta aquí más noticias de Jaén.