La investigación se inició como consecuencia de la denuncia de la propietaria de unas joyas sustraídas. Desde hacía varios meses venía notando la falta de algunas de las joyas que guardaba en su domicilio, entre las que se encuentran artículos de gran valor.

La primera sospechosa de la desaparición de las joyas fue la empleada del hogar que desde hacía varios años trabajaba en la casa, por lo que la investigación se centró en ella. A partir de ese momento se pudo constatar que había estado efectuado numerosas ventas de joyas en las casas de empeño de la ciudad.

Los investigadores pudieron recuperar una buen número de joyas empeñadas que fueron reconocidas por su propietaria. La empleada del hogar reconoció los hechos y aportó una libreta en donde llevaba anotadas todos los objetos que había sustraído. Por este motivo fue detenida y posteriormente puesta en libertad con cargos a la espera de juicio.

Las investigaciones continúan abiertas al detectarse que la mujer realizó hechos similares en otras casas en las que trabajaba o había trabajado.

Consulta aquí más noticias de Asturias.