"Aunque no es la única administración que lo ha maltratado, ya que además de encauzarlo eliminando meandros, y transformar radicalmente las orillas del tramo urbano, también se han instalado presas y se han realizado dragados, por parte de la Confederación Hidrográfica del Segura", afirman.

La organización recuerda que hace cinco años se destinaron unos 4 millones de euros a un dragado del tramo urbano del río. "Además de suponer un despilfarro, pues la obra ni ayudó a prevenir avenidas, como se trató de justificar, ni será duradera, ya que el río de forma natural transporta sedimentos constantemente, y estos se van depositando, especialmente si hay presas, como la de La Fica. La propia CHS reconoció que en unos diez o quince años se volvería al nivel de sedimentos anterior al dragado", añaden.

Otro aspecto que no se tuvo en cuenta, según la organización, es la enorme pérdida de biodiversidad que suponía el dragado. Recuerdan que, previamente, la vegetación de las orillas y las islas permitían albergar a numerosas especies naturales, entre las que se podía ver martín pescador, martinete, garza real, garcetas, galápago, culebra de agua, ánade azulón, focha, gallineta, entre otras.

Para Ecologistas en Acción, con el proyecto 'Murcia Río', el Ayuntamiento "abunda en el despilfarro y la transformación del cauce y sus riberas, convirtiendo el Segura en un parque urbano que no guarda parecido alguno con un ecosistema ribereño".

El proyecto consiste "en artificializar, más aun, las motas del río, consolidando un carril bici pavimentado, con un aumento innecesario de la iluminación nocturna del cauce, y con varias obras muy costosas y cuestionables. Además, la actuación sobre la vegetación de sus orillas ha supuesto que en plena época de nidificación, y de forma simultánea en ambas orillas y en casi todo el tramo urbano, no queden prácticamente zonas de refugio para diversas especies", critican.

Otro aspecto que critican desde Ecologistas en Acción es el uso casi exclusivo de especies exóticas y variedades de jardinería, en vez de usar las especies autóctonas, a la hora de revegetar el cauce. Algo que la organización ecologista considera contraproducente, puesto que el río tiene gran capacidad de dispersión, pudiendo llegar a introducirse estas especies en otras zonas, e hibridarse con la vegetación natural.

Por otro lado, advierten del impacto negativo que para numerosas especies del río, como la nutria, tiene la menor vegetación, la mayor contaminación lumínica, mayor accesibilidad al cauce y la navegación en dicho tramo.

Para Ecologistas en Acción, destinar más de cinco millones de euros a convertir el tramo urbano del río en un embalse urbano navegable, con orillas ajardinadas e iluminadas, pero con una merma importante de la biodiversidad, desapareciendo numerosas especies naturales, "supone un despilfarro y una pérdida de oportunidad para poner en valor un ecosistema tan rico y valioso".

Consulta aquí más noticias de Murcia.