¿Cuáles son las multas más frecuentes al volante?
La velocidad es la sanción más frecuente que reciben los conductores españoles. Pexels

Mantener la concentración al máximo y extremar las medidas de seguridad son dos de las conductas que todo conductor debe poner en práctica al volante. Para minimizar cualquier posible riesgo, la Dirección General de Tráfico ya ha puesto en marcha numerosos sistemas de control y prevención, como las denominadas "líneas verdes" en la carretera.

Sin embargo, no todos los conductores respetan y cumplen la ley. De hecho, un 17% admite utilizar el teléfono móvil mientras conduce. Pero, además, en un informe de la OCU se revelan también cuáles son las multas más frecuentes al volante.

El exceso de velocidad, además de una de las causas más frecuentes de mortalidad en la carretera, es también la sanción más frecuente que reciben los conductores españoles. Un castigo que suele transformarse en 132 euros de media. Según el estudio, un 50% de las sanciones han estado relacionadas con el exceso de velocidad, mientras que la segunda más frecuente es el aparcar en zona no autorizada (17%).

Tras ambas, aparecen los casos de aparcamientos sin ticket (13%), aparcar en segunda fila, saltarse un semáforo o conducir en zona restringida para residentes. La OCU ha relatado que estos datos revelan una preocupante falta de control en carreteras convencionales y sobre conductas especialmente peligrosas, como la ingesta de alcohol o el uso del móvil. De hecho, la mitad de los encuestados opina que deberían aumentarse las acciones de control sobre los conductores.

Asimismo, ha apuntado que el aumento de las multas por parte de los ayuntamientos se trata de "un fin recaudatorio" desde la introducción de la fórmula de reducir hasta el 50% el importe por pronto pago, que, a juicio de la OCU, desincentiva al conductor a iniciar cualquier acción legal.

En este sentido, la encuesta reocoge que el 8% de las multas fueron recurridas y entre estas solo en el 37% de los casos se le dio la razón al conductor.

La organización ha propuesto introducir cambios que "disuadan las conductas temerarias al volante", entre los que destaca el aumento de las medidas de control en las carreteras convencionales, en las que se contabiliza un mayor número de fallecidos, con más presencia policial y radares en las zonas de alta siniestralidad.

Por otra parte, también ha solicitado equiparar la retirada de puntos entre las conductas más temerarias, como el uso del móvil al volante. En este sentido, la OCU ha planteado que esta conducta suponga la retirada de seis puntos del carnet. Asimismo, ha destacado la necesidad de incrementar los recursos y las campañas de educación en el ámbito de la conducción.