El Dispositivo Ermita, el despliegue asistencial y de coordinación extraordinario puesto en marcha por el Plan Aldea para la salida procesional de la imagen de la Virgen del Rocío en el entorno del Santuario, se ha cerrado sobre las 04.00 horas de este lunes con 30 atenciones sanitarias, en su mayoría por mareos, desvanecimientos, traumatismos menores, problemas oftalmológicos y curas.

Según informa el servicio unificado de emergencias 112 Andalucía, los profesionales de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) han valorado a una treintena de pacientes en el hospital de campaña desplegado en la zona del Paseo de la Marisma, dos de ellos han sido trasladados al Centro Asistencial Principal y un tercero al Hospital Virgen del Rocío de Sevilla en UVI móvil.

Según el Centro de Coordinación Operativa (CECOP), que atienden los gestores de Emergencias 112 Andalucía con representación de Guardia Civil, la Unidad Adscrita de Policía Nacional y EPES, las primeras horas de la noche y la madrugada se han desarrollado sin apenas incidencias destacadas más allá de las solicitudes de atención sanitaria.

El Dispositivo Ermita ha aportado 200 efectivos que han complementado a los más de 1.650 que este año prestan servicio en El Rocío bajo el marco del Plan Romero que en sus cuatro despliegues suma hasta 6.000 profesionales para prevenir riesgos y prever una respuesta rápida y eficaz ante emergencias en el entorno. El rosario, las horas previas a la procesión y finalmente la salida de la Virgen del Rocío congregan a multitud de personas en los aledaños del Santuario.

El salto, a las 02.48 horas

Los almonteños saltaron la reja a las 2.48 horas de la madrugada de este lunes, instante en el que el Simpecado de la Hermandad Matriz de Almonte (Huelva) cruzó la Concha Peregrina que hace de pórtico del Santuario de la Virgen del Rocío, procedente del rezo del Santo Rosario, dando comienzo la procesión de la imagen.

Instantes después, el hermano mayor de la Matriz, José Manuel Medina, portador de esta insignia, se situó cara a cara ante la imagen, y en ese momento, las personas que ya se encontraban entorno al paso, procedieron a bajarla del presbiterio para alcanzar la nave central de la ermita entre el sonido de las campanas de la ermita y continuados vítores y palmas.

Esta romería es especial por ser la del Centenario de la Coronación de la Blanca Paloma, la de la Apertura del Año Jubilar Mariano y la que sirve de antesala a la Venida de la Virgen.

El salto tuvo lugar 14 minutos más tarde que el año pasado —2:34—. En ese momento, los almonteños empezaron a trabajar para bajar el paso de la Virgen —que estrena en esta romería del Centenario unas bambalinas de tela alusivas a esta onomástica y unas agarraderas en su base que van a permitir su mejor manejo por sus portadores— del presbiterio y alcanzar la nave central de la ermita.

Nuevo traje

Apenas seis minutos después, a hombros de los almonteños y con el sonido de las campanas de la espadaña de la ermita, la Virgen alcanzó la altura del pórtico del Santuario para salir a una explanada frontal en la que la esperaban miles de fieles.

Tras salir de la ermita se dirigió, como es tradicional, a su lateral izquierdo para empezar a visitar a sus 124 hermandades filiales —la primera de ellas la de Huévar del Aljarafe (Sevilla)— en un paseo que concluirá cuando decidan los almonteños, y en el que se sucederán las salves, los vítores, los vivas y los olés.

Para esta romería histórica, tanto la Virgen como el Pastorcito van de estreno; ambos lucen un nuevo traje, realizado en el taller de bordados del jerezano Fernando Calderón y por el propio bordador y la ciudad de Jerez de la Frontera.

También estrenan nuevas coronas: La del Niño, donada por la Hermandad Matriz, en representación del pueblo de Almonte y la de la Virgen, realizada con las donaciones de los devotos de las hermandades filiales, no filiales y asociaciones rocieras; ambas han sido realizadas en los talleres de los orfebres Hermanos Delgado, de Sevilla.

Consulta aquí más noticias de Huelva.