Federico Fernández Giordano
Federico Fernández Giordano con su novela premiada, El libro de Nobac. MARTA FRANCO

Un escritor por encargo y una periodista tienen que desentrañar las claves de un extraño objeto, el libro del profesor Nobac, una obra que se escribe cada noche y va narrando la propia vida de los protagonistas. ¿Y si lo que cuenta novela obra con la que el escritor uruguayo Federico Fernández Giordano ha ganado el Premio Minotauro de literatura fantástica. El autor ha colaborado también en el guión de la película El último justo, de Manuel Carballo.

Segunda novela publicada y premio Minotauro ¿qué tal sienta?

Uy, estoy impactado. Tu segundo libro gana un premio importante y dices “¡Ostias, que fuerte!”. Eso da ánimos.

Ha pasado sólo un año desde que editara Los justos ¿Tenía ya escrito El libro de Nobac?

Sí porque en realidad este novela fue la primera que empecé a escribir, hace 7 años. La tenía ahí. Era como un libro más personal, que ha ido evolucionando al mismo tiempo que yo evolucionada como escritor. La iba completando poco a poco.

Un libro que se escribe sólo… ¿cómo se le ocurrió?

La idea de un libro viviente surgió sola. Es un pálpito que me dio al leer el Libro de arena de Jorge Luis Borges. Es un diario que narra las vidas de los protagonistas.

¿Qué quería escribir?

Quería escribir una historia realista con un enfoque fantástico para reflejar ese contraste y dualidad que hay entre realismo y fantasía en la vida porque, muchas veces, la realidad ya es fantástica e inexplicable por sí misma ¿verdad?

Ha cultivado casi todos los géneros ¿se siente cómodo en el género fantástico?

Mucho. Los primeros cuentos que empecé a escribir ya eran fantásticos. Siempre lo he visto relacionado con el propio hecho de escribir, es la literatura más pura. Es el género más antiguo porque de hecho, los relatos de la Biblia, el Gilgamesh o la mitología clásica ya eran una especie de género fantástico.

Ya desde los nombres de sus personajes este libro es un homenaje a Edgar Allan Poe…

Si, es que yo desde pequeño leía a Allan Poe. Su literatura me marcó mucho. La narración de Arthur Gordon Pym fue la primera novela que empecé ¡aunque nunca la terminé! (risas).

Pero ¿quién le ha marcado más?

Sin duda, Borges y Casares. De Borges tengo una influencia muy grande. De hecho hay un personaje en la novela que cuando iba escribiendo sus diálogos y lo iba perfilando imaginaba a Borges diciendo eso, lo hacía hablar como él lo haría.

¿También se ha metido en el cine?

Sí, estudie en la escuela de cine de Barcelona.

¿Cómo le llegó la oportunidad de hacer el guión de El último justo?

Porque conocía al director, Manuel Carballo, de la escuela de cine. Él me dio la oportunidad de participar en el argumento.

Es curioso porque su libro Los justos surgió después de la película…

Si, lo normal es al revés. Yo tenía una idea, un germen, que dio lugar al argumento de la película. Y después a raíz de esa primera idea desarrollé mi novela Los justos. En ella entro más de lleno en los aspectos fantásticos, más que en la peli, donde todo se quedó en un delirio religioso.

¿Está trabajando en algún guión ahora?

(pensativo). Mmm, sí, algo hay pero no te puedo contar más. Ya se verá.

¿Y sabe ya si El libro de Nobac se llevará al cine?

Puede ser, aunque me gustaría tener más control sobre la historia. Estamos ya pensando con Manuel Carballo un posible guión aunque aún no hay nada claro.

También ha sido crítico literario y musical ¿algo más?

(Risas) Pues sí, también soy músico. No sé si empecé a escribir antes que a tocar la guitarra. Bueno sí, creo que los primeros relatos fueron con 10 años y la guitarra con 13. He pasado por varios grupos ¡y todos malogrados! (risas) La música me ha dado muchas satisfacciones a nivel personal pero al final, los libros acabaron remontando antes.

¿Su reto literario?

Me gustaría escribir una novela estrictamente realista y muy contemporánea. Del estilo de mis adorados escritores latinoamericanos, que tienen esa fluidez en el ritmo.

BIO_ Federico Fernández Giordano (Uruguay, 1977) reside en Barcelona desde niño y allí estudió cine. Su anterior novela Los justos ganó el I Premio de Novela El Andén Express. Es crítico y articulista en varios blogs y revistas literarias.