Las actuaciones, que se espera comiencen a finales de año y duren unos 12 meses, se desarrollarán a lo largo de 8,5 km entre los términos de Cornellà del Terri y Serinyà (Girona) y consistirán en la implantación de un tercer carril y de un separador físico central.

Además, se mejorarán los enlaces con las vías GI-513, GIV-5132 y GIP-5121 y se construirán nuevas rotondas y se prolongarán los carriles de incorporación y de salida para mejorar la seguridad.

Consulta aquí más noticias de Girona.