Borney Francisco D.A., acusado de asesinar a uno de sus captores en diciembre de 2005, admitió hoy en el juicio que comenzó en la Audiencia Provincial de Madrid que apuñaló a su secuestrador para salvar su vida y la de su esposa.

"No sé si le acuchillé una o 20 veces. Quería quitarme al tipo de encima. Estaba como en otro mundo", reconoció. La Fiscalía pide 12 años de prisión para Borney.

Arrojó aceite hirviendo a sus raptores

El acusado y su compañera Jaklyn Nelly A. D. fueron abordados en diciembre de 2005 por cuatro personas con pasamontañas que los retuvieron en un chalé en San Martín de la Vega. Al cabo de unos días retenidos, la pareja urdió un plan para poder huir.

Borney arrojó aceite hirviendo a dos de sus agresores. Así se hizo con un cuchillo que clavó en repetidas ocasiones a uno de sus captores. Las puñaladas le provocaron la muerte y la pareja logró huir.