En su escrito de calificación de los hechos, el Ministerio Público solicita que sea sentenciado a 13 años y medio de cárcel, diez años de libertad vigilada e inhabilitación para el ejercicio de cualquier profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para su tenencia durante cuatro años.

La causa procede del Juzgado de Instrucción de Chantada (Lugo) y los primeros hechos se remontan de 2016 cuando el procesado, a través de redes sociales, compartió públicamente tres vídeos de naturaleza sexual, aparentemente iguales entre sí, que mostraban a dos menores. Posteriormente, a través de un móvil, difundió 45 vídeos de pornografía infantil.

En abril de 2017, se llevó a cabo un registro en su domicilio, en Chantada, donde se incautó diverso material. Por otra parte, junto al delito de distribución de pornografía infantil, el Ministerio Público le imputa el de maltrato animal contra crías de gatos y conejos.

En concreto, Fiscalía señala que "con ánimo de menoscabar la salud de varias crías de gato de muy corta edad que eran de su propiedad, llevó a cabo un maltrato de extrema brutalidad sobre las mismas, golpeándolas, aplastándolas o destripándolas, haciéndolo con gran ensañamiento y causándoles la muerte".

Además, el procesado procedió a continuación a masturbarse delante de los restos de los animales, grabando todos estos hechos para distribuir los vídeos posteriormente entre otros usuarios de Internet.

Consulta aquí más noticias de Lugo.