"Ya no damos para más", ha advertido Pascual que ha cuestionado las inversiones en procedimientos administrativos que van a tener que aplicar las empresas del sector de la construcción, "muy intenso en mano de obra", para regular el horario de sus trabajadores en centros de trabajo "itinerantes" por lo que van a tener que asumir "complicaciones bastante enormes" y "sanciones bastante importantes" de entre 600 y 6.000 euros.

Pascual se ha mostrado a favor de que se cumplan las jornadas laborales pero ha ironizado sobre la carga administrativa que soporta el sector hasta el punto de afirmar de que hay obras en las que hay más papel que material de construcción. "Hay que ser sensatos, a base de rellenar papeles vamos a ser funcionarios", ha bromeado el presidente de la Cámara de Contratistas ante los "carpetones de documentación" que conllevan algunas obras al mismo tiempo que ha aclarado que en su sector no se hacen horas extra porque no hay trabajo.

"Esto, unido a la protección de datos, se cumplica hasta el extremo", ha sentenciado Pascual que, en tono irónico, ha advertido de que los empresarios del sector de la construcción van a tener que apostar por el método del "lápiz y el papel" para regular la jornada laboral de cada uno de sus trabajadores ya que, según ha admitido, tampoco sirve un listado para evitar que los empleados vean los horarios de sus compañeros.

El presidente de la Cámara de Contratistas de Castilla y León ha explicado que estos gastos administrativos pueden repercutir en lo que se cobra a los clientes o en la cuenta de beneficios de las empresas lo que restará atractivo a los potenciales inversores.

"No era el momento", se ha reafirmado Pascual que ha cargado también contra los efectos de la nueva ley de contratos del sector público ya que ha alterado "de manera muy significativa" los tiempos y ha generado mayor opacidad y retraso en la llegada de datos cuando, paradógicamente, buscaba mayor transparencia, por lo que ha evidenciado los "efectos no deseados.

Por otro lado, Pascual ha reivindicado las prácticas de la Cámara de Contratistas de Castilla y León en favor de la implantación de planes de igualdad con los que están "absolutamente comprometidos" desde el convencimiento, además, de que son "una oportunidad" para modernizar los sistemas de gestión y para alcanzar el objetivo de alcanzar en cinco años un 25 por ciento de presencia de mujeres en el sector de la construcción de la Comunidad, que ahora ronda el 7 por ciento.

"No somos el sector entero pero si lo hacemos otros nos seguirán", ha augurado el presidente de la Cámara de Contratistas de Castilla y León en un llamamiento también a que la sociedad perciba al sector de la construcción como una actividad que respeta las leyes desde el reconocimiento de que los casos de corrupción "no han ayudado en absoluto" y han desmoralizado a la gente.

"No todo el mundo en el ciclismo está dopado", ha aclarado Pascual a modo de ejemplo que ha insistido en la necesidad de trasladar a la sociedad las buenas prácticas de un sector que "se quiere poner a la vanguardia".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.