Carmen, en 'First dates'.
Carmen durante su cita en 'First dates'. MEDIASET

Hay trabajos que marcan a las personas, y eso es lo que le pasó a Carmen que, tras mucho esfuerzo y estudios, logró trabajar en el departamento de Urología de un hospital de Málaga, un lugar donde "he visto más penes que nadie", reconoció la malagueña en el programa de este jueves de First dates.

Carmen llegó pisando fuerte al restaurante de Cuatro afirmando que "soy mona me ponga lo que me ponga y he venido aquí sin ir a la peluquería en una semana, pero si me lio con mis rulos y me pongo una mijita de azul y verde en los ojos, me pongo sexy".

La malagueña le contó a Lidia Torrent su historia personal: "Mi marido era encantador, pero tenía la enfermedad de Krum. Con 33 años, tres niños y un esposo con ocho operaciones le planté cara a la vida" admitió. "Me puse a estudiar para ser auxiliar de clínica, auxiliar psiquiátrico, psicología y pedagogía. Cuando llegue al primer hospital me dijeron que era una crack y que me iban a poner en lo mejor del centro", añadió.

"En urología vi más penes que nadie, y eso para mí ha sido una enseñanza previa a todo lo que he conocido después. Eso sí, tengo tres hijos, pero no sé lo que es un orgasmo", confesó la malagueña.

Su cita fue Alfonso, un jubilado cordobés que nada más entrar 'alucinó' con la altura de la camarera de First dates: "Que alta eres, me cago en diez". A lo que Lidia le contestó: "Mi padre mide 1'94 así que, por genética, me tocaba un poco de altura".

Al llegar, el cordobés le gustó mucho a Carmen ya que "viene hoy como debe de ir un hombre, bien vestido y bien coordinado". Y es que Alfonso admitió que "me gustaba vestir de bien de joven y de mayor. Pero si te pones ropa de viejo, eres más viejo todavía".

Cuando la malagueña le contó su experiencia en el hospital: "En Urología he visto más penes que nadie", él reconoció entre risas que "a lo mejor no le gusta el mío".

La cena discurrió con temas de conversación recurrentes como los hijos, lo que buscan en la otra persona o sus aficiones. Al final coincidieron en numerosas cosas y ambos decidieron tener una segunda cita "para ver los patios de Córdoba", concluyó Carmen.