Kyle Walker, un escalador de 26 años, ha registrado en vídeo cómo se precipitaba desde una altura de 20 metros en una zona de ascenso de Colorado (Estados Unidos).

Walker practica una modalidad conocida como "escalada libre", en la que no se utilizan equipos de protección y se asciende únicamente usando las manos y pies. El joven, además, iba grabando en vídeo con su cámara gopro una ruta nueva.

Así, sus pies resbalaron con los líquenes que cubrían la roca y Walker se precipitó al vacío, cayendo casi 20 metros hasta finalmente impactar mientras su cámara lo registraba todo.

A causa de los golpes, Kyle Walker sufrió la fractura de sus dos muñecas, ocho costillas y la pelvis, así como la perforación de un pulmón. En ese estado tuvo que permanecer una hora hasta que fue descubierto por un senderista que avisó a los equipos de rescate.

Walker se recupera actualmente en el hospital y afirma sentirse afortunado, además de que no recomienda a nadie la escalada libre.