LA CAIXA
Jesús Vidal, de 'Campeones': "Creo que todas las personas son diferentes las unas de las otras". ARCHIVO

A Jesús Vidal, primer actor español con una discapacidad en ganar un Goya, no le gusta hablar de personas con capacidades diferentes. Le sobra 'capacidades': "Yo me siento diferente, pero creo que todas las personas son diferentes las unas de las otras, con lo cual no creo que mi discapacidad intervenga tanto".

Perder la visión del ojo derecho fue duro para él, pero eso no impidió que terminase sus estudios de Filología y escribiese su primera obra de teatro, una pequeña producción con la que inició su carrera sobre los escenarios y empezó a trabajar en el Centro Dramático Nacional. Mientras preparaba su primer papel, en la obra 'Cáscaras vacías', recibió la llamada del casting de 'Campeones'. Y así llegó el Goya.

Para el actor, "el trabajo es importante para todo el mundo, porque si no sientes que eres capaz de aportar algo a la sociedad no puedes ser feliz". En ese sentido, destaca el valor de programas como 'Incorpora', de la Obra Social "la Caixa", una iniciativa que busca la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión. "Deberían contar con más apoyo institucional, porque es la integración laboral lo que te permite eliminar las barreras que motivan la exclusión".

'Incorpora' ofrece un servicio integral a este colectivo, con programas de formación, servicios de asesoramiento y contactos con empresas, además de contar con una línea para la creación de un negocio propio, a través de 'Autoempleo Incorpora' y otras iniciativas para colectivos con especiales dificultades ('Reincorpora', creando segundas oportunidades para personas privadas de libertad, y 'Salud Mental', eliminando las barreras existentes en salud mental.)

"La incorporación de las personas diferentes aporta un valor añadido porque con material humano distinto nos enfrentamos a nuevos límites y, al superarlos, siempre se obtienen resultados más innovadores. Una empresa valiente tiene que apostar por esta innovación", añade Vidal, quien concluye que, para él, "el paso definitivo vendrá el día en que los actores con discapacidad interpretemos a personajes sin discapacidad".