Aznar, que ha llegado a Burgos acompañado de su mujer Ana Botella, ha remarcado que una victoria de la izquierda también conllevará una consulta para la autodeterminación para Cataluña.

En este sentido, ha insistido en que está en juego el orden constitucional y todo porque España ha tenido "la desgracia" de caer en manos de un gobierno socialista, comunistas, independentistas y batasunos que quieren poner en cuestión la integridad nacional.

De no ser así, ha asegurado que no estaría participando en un acto en Burgos y ha advertido que el "problema esencial" es que la izquierda está dispuesta a vender la unidad de España, a la vez que ha remarcado que el golpe de Estado en Cataluña no está desarticulado.

Por todo ello, se ha preguntado cómo afrontar el futuro de España si no se aborda esta cuestión, así como la vulneración de la Constitución y el Estado de Derecho, y ha lamentado que en España se pueda conformar un gobierno de izquierdas con aquellos que quieren acabar con la unidad nacional.

Ante la intervención de Pedro Sánchez en los debates televisados, ha dicho que cómo es posible que Pedro Sánchez dijese que no había pactado con los independentistas, cuando se tiene una declaración firmada que garantiza una consulta en Cataluña. "La verdad en política para muchos no vale nada", ha lamentado.

Por esto, ha apelado a la unidad y ha sostenido que sólo puede ser gobierno el Partido Popular, a la vez que ha reiterado que España no ganará nada con la fragmentación de voto. "O somos el partido más votado o perdemos la mayoría en el Senado y la oportunidad de adoptar decisiones que tienen que ver con la unidad de España", ha remarcado.

RUMBO HISTÓRICO

José María Aznar ha explicado que ha participado en la campaña electoral porque confía en el candidato del PP, Pablo Casado, y por la "gran preocupación" que mantiene ante la cita electoral del próximo domingo, ya que en esa jornada se decidirá el rumbo histórico de España, que podrá estar bien o mal orientado.

Al respecto, ha insistido en que ese rumbo puede conllevar "muchas oportunidades" para los ciudadanos o ser "muy negativo y muy complicado" que cuestione lo esencial, ya que está en juego el mantenimiento del legado de la transición democrática y el modelo constitucional.

En materia económica, ha señalado que, cada vez que los socialistas acceden al Gobierno central, "el empleo sale por la ventana", y ha defendido la capacidad de los 'populares' para generar nuevas oportunidades laborales, riqueza y garantizar las pensiones.

Asimismo, ha advertido de una nueva posible recesión económica en caso de que sigan gobernando los socialistas y se ha dirigido a los asistentes para señalar que el PSOE les "va a sacar el dinero de donde sea"

José María Aznar ha dicho que no es candidato a nada porque a lo único que aspira es a ser "un buen español", para lo que ha insistido en que primero tiene que ser un "buen castellano". "No se puede explicar qué es el Partido Popular sin Castilla y León", ha añadido.

En este sentido, ha recordado que desde la Comunidad surgió un partido para defender la libertad y para servir a España, que debe ser el objetivo a día de hoy de los 'populares', que se concibió para integrar y para mantenerse unido.

José María Aznar, quien ha recordado que a los 35 años fue proclamado en Burgos candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, cargo que ocupó un año después, se ha mostrado convencido de que Alfonso Fernández Mañueco será el próximo jefe del Ejecutivo autonómico.

En el acto de campaña desarrollado en el Fórum Evolución de Burgos han participado también el presidente del PP de Castilla y León y candidato a la Presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco; el presidente de los 'populares' burgaleses, César Rico; y la cabeza de lista al Congreso de los Diputados por la provincia, Sandra Moneo.

Consulta aquí más noticias de Burgos.