El Ejército estadounidense ha anunciado la muerte de cuatro militares en el sur de Bagdad, lo que eleva a 4.000 el número de soldados norteamericanos muertos en Irak desde el comienzo de la invasión de Irak, hace ahora cinco años.

Según un comunicado, los militares murieron en la noche del domingo después de que un artefacto de fabricación casera estallase al paso de su vehículo cuando patrullaban por una zona del sur de Bagdad.

Como suele ser habitual, EEUU no hará pública la identidad de los fallecidos hasta que sean notificados los familiares.

La cifra de 4.000 soldados estadounidenses muertos se alcanza sólo cuatro días después de que se cumpliese el quinto aniversario de la invasión de Irak por EEUU.

Además, otros 30.000 soldados han resultado heridos.

Aparte de el Pentágono, otros lugares donde se contabilizan las bajas son Globalsecurity.com y la cadena CNN de televisión.

Globalsecurity.com tenía el domingo un saldo de 3.988 soldados muertos y 29.395 heridos. La cadena CNN de televisión lleva la cuenta de 3.990 soldados estadounidenses muertos en el conflicto en Irak, y los grupos I-Casualties y Anti-War, opuestos a la guerra, habían contabilizado 3.996 muertos.

Estados Unidos invadió Irak el 20 de marzo de 2003, y actualmente hay en ese país unos 160.000 soldados, en su gran mayoría del Ejército y de la Infantería de Marina.