Chantal quiere morir
Chantal, antes y después de que se le desarrollase el tumor. REUTERS / AFP

Chantal Sébire, la mujer que hace unos días vio rechazada por la Justicia su petición de que se le aplicara la eutanasia, ha sido hallada muerta en su domicilio en las cercanías de Dijon, confirmaron este miércoles fuentes del Ministerio del Interior.

La paciente mostró su deseo de acudir a Suiza, donde la eutanasia es legal

Sébire, una maestra de 52 años, había acudido ante la justicia "por humanidad" ante los fuertes dolores que le provoca su enfermedad, un tumor nasal poco común que además le había desfigurado el rostro.

La paciente aseguró hace unos días que no recurriría el fallo del tribunal y mostró su deseo de acudir a Suiza, donde la eutanasia es legal.

Circunstancias "desconocidas" 

Por el momento, se ignoran las circunstancias en que se ha producido la muerte de la mujer. El fiscal de Dijon, Jean-Pierre Allachi, se personó en el domicilio de la difunta y a la salida dijo a la prensa que las causas del deceso "son desconocidas".

La hora de la muerte se sitúa en torno a las 19,30 hora local (18.30 GMT), según el fiscal, quien apuntó que "vamos a tomar muestras y a hacer análisis y sabremos más este jueves", y agregó que "no hay elementos patentes de signos de hemorragia", un problema que Sébire padecía con frecuencia con motivo de su enfermedad.

La petición de Chantal Sébire ante la Justicia, la primera de ese tipo registrada en Francia, no fructificó debido a que el juez aplicó la legislación francesa de 2005 sobre cuidados paliativos. Según esa normativa, a la enferma se le había propuesto la posibilidad de un coma inducido que pudiera aplacar su dolor hasta el momento de la muerte natural.