Según fuentes policiales, el joven escuchó los gritos de alerta de la víctima, a la que el ladrón llegó a tirar al suelo durante el forcejeo, y de dos amigas de la mujer, y pudo interceptar al presunto autor de los hechos, que se había podido llevar el bolso al romper el asa, a la altura de la calle Jesús de Salamanca.

Los agentes, al llegar allí, vieron cómo el joven tenía inmovilizado al hombre de 33 años, y escuchar también la declaración de la víctima y de las testigos, que habían presenciado lo ocurrido minutos antes.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.