La primera detención efectuada por los agentes fue hacia las 14.15 horas, en el Barrio del Carmen de Murcia, a requerimiento de una mujer que llamó al '1-1-2' informando que su expareja la estaba acosando, como ya estaba haciendo, desde que terminaron su relación sentimental el pasado mes de noviembre. Los hechos sucedieron junto al colegio donde ella iba a recoger a su hijo a esa hora.

Al lugar se desplazaron agentes del Grupo Especial de Seguridad Ciudadana (GESC) y del Equipo de Protección y Atención a la Familia (EPAF), ante los que la víctima reiteró que durante todos esos meses, su expareja no cesaba de llamarla por teléfono, amenazándola e insultándola.

Al acercarse al colegio, su expareja la abordó y, tal y como le había amenazado que haría el día anterior, la insultó y señaló con el dedo a modo de advertencia, lo que la atemorizó. La mujer se refugió entre otros padres que esperaban a sus hijos y solicitó ayuda a la Policía.

El individuo, de 33 años y de nacionalidad ecuatoriana, fue localizado en las inmediaciones, por lo que fue detenido y trasladado a dependencias policiales para la instrucción de las diligencias preceptivas para el Juzgado de Guardia.

La segunda detención tuvo lugar a las 21.30 horas, en la calle Pintor Almela Costa de Murcia, donde un testigo avisó a una patrulla del GESC para informarles que un hombre estaba agrediendo a una mujer en un lugar próximo a donde se encontraba el testigo.

Los agentes, una vez en el lugar, comprobaron que una mujer les solicitaba ayuda mientras un hombre, a su lado, la amenazaba. La víctima añadió que la situación de agresividad había comenzado minutos antes dentro el domicilio de la pareja, donde fue golpeada y amenazada de muerte por su cónyuge.

Por dichos hechos se procedió a la detención del individuo, un varón de 30 años y nacionalidad española, con domicilio en la zona de actuación.

Consulta aquí más noticias de Murcia.