El gobernador de Nueva York, Eliot Spitzer, se encuentra acorralado por un escándalo que lo involucra con una red de prostitución, por lo que ha cancelado todos sus actos públicos.

Según publica The New York Times, el gobernador del partido demócrata habría admitido a su círculo más íntimo que participaba en una red de prostitución.

Fue calificado en 2005 como 'El cruzado incansable'

Spitzer, casado y con tres hijos, se hizo famoso por su trabajo como fiscal general del Estado, que le permitió acceder al máximo puesto político de Nueva York con la promesa de llevar a cabo una "reforma ética". La revista Times lo había llamado en 2005, 'El cruzado incansable'.

De acuerdo con las declaraciones de alguno de sus allegados, Spitzer sería uno de los clientes de la citada red y habría pruebas que lo identificarían. La investigación judicial y policial ya está en marcha.