con el Gobierno Regional de Asturias en materia de conservación de la biodiversidad.

El Gobierno de Asturias a través de la Consejería de Medio Ambiente ha argumentado para anular el convenio que Fapas nunca ha

sido poseedor de permisos y autorizaciones para trabajar en

conservación e investigación. Esto es, según informa Fapas en nota de prensa, "una circunstancia totalmente falsa", ya que el Fondo "sí ha poseído las autorizaciones pertinentes para trabajar, en especial con el seguimiento y control del oso pardo".

Fapas, argumentan, ha sido convocado durante años por el Gobierno de Asturias para aportar sus datos de trabajo, siendo estos integrados en los propios trabajos de la Administración, lo que ha facilitado que desde hace décadas una ONG como es el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes, pudiera participar directamente en las estrategias de conservación de la biodiversidad en Asturias.

El "desencuentro" entre Fapas y el Gobierno de Asturias, aseguran, comenzó con la creación de la nueva Viceconsejería de Medio Ambiente dirigida por Benigno Fano, "que desde su llegada generó un profundo cambio en la conservación de la biodiversidad en Asturias, basada en

la erradicación de la fauna silvestre de los espacios protegidos de Asturias bajo el pretexto de los daños que causan a intereses rurales, sin contemplar otras medidas de gestión que permitan la conservación de la biodiversidad y la defensa de los intereses agrarios y ganaderos".

"La no sumisión del Fapas a la estrategia del Gobierno de Asturias de aparecer ante la sociedad como protectora del mundo rural matando lobos y la capacidad operativa de la asociación en su trabajo de campo desde hace más de treinta años es sin duda el detonante para que el Gobierno de Asturias decidiera poner fin con argumentos falsos a la posibilidad de FAPAS de continuar trabajando con la libertad que lo había hecho durante

los

catorce años que ha durado el convenio", han criticado.

Consulta aquí más noticias de Asturias.