Los cuatro responsables de las escuelas concertadas en Catalunya.
Los cuatro responsables de las escuelas concertadas en Catalunya. ACN

Con el lema 'La escuela que suma', las cuatro patronales de la escuela concertada se han unido para reivindicar su función social. Han asegurado que no son culpables de la segregación escolar y que la infrafinanciación y discriminación de la concertada les obliga a establecer aportaciones a las familias.

En una rueda de prensa este miércoles, Carles Camí, de la Confederación de Centros Autonómos de Educación de Catalunya; Eva Salvà, de la Agrupación Escolar Catalana; Jordi García, de la Federación Catalana de Centros de Educación; y Miquel Mateo, de la Fundación Escuela Cristiana de Cataluña, han presentado una campaña para mostrar la función social y dar a conocer la realidad actual de las escuelas concertadas, porque según Salvà, "se les está tachando de cosas injustas".

Con esta afirmación Salvà se refiere a la culpabilización a la escuela concertada de la segregación. En su defensa ha dicho: " La segregación muchas veces responde a la infrafinanciación de la concertada y también a la ubicación de las escuelas. A un colegio del Raval irán los alumnos que viven en el Raval y a uno del Eixample los que viven en el Eixample."

Camí, por su parte, ha explicado que en los últimos años se trata de forma muy diferente a la escuela pública y la concertada. "Tenemos la sensación de que no estamos bien tratados", ha declarado.

García ha explicado que una plaza escolar pública recibe 7.000 euros de financiación de las administraciones públicas, y en cambio la misma plaza de la concertada 3.900, menos de la mitad: "Esto es un signo de clara discriminación", ha asegurado.

Camí ha añadido que las plantillas del profesorado son muy justas y ha dado datos de la administración. Una escuela concertada de Infantil y Primaria de una línea tiene 13 profesores y en la misma estructura en la pública tienen 15, 5 docentes.

Por otra parte, ha explicado el funcionamiento del concierto de las escuelas. El pago para el profesor no pasa por la escuela y va directamente a su cuenta corriente. Ha contado que los recursos que les quedan son mínimos. En una escuela de una línea de Infantil y Primaria la Generalitat paga 90.000 euros al año, destinados a la sexta hora, alquileres, amortizaciones, servicios, mantenimiento etc. Camí ha asegurado que con este dinero es impensable hacer frente a todos los gastos y ha explicado que de esta insuficiencia surgen las cuotas o aportaciones de las familias.

También ha comentado que en el año 2012 la Generalitat dejó de pagar el Premio de Fidelidad que se retribuía a profesores con antigüedad de más de 10 años y que ahora son las escuelas las que lo tendrán que pagar. En una escuela de una línea puede tener un coste de entre 120.000 i 130.000 euros en un período de 10 años. La escuela concertada no puede hacer frente a esta cantidad y la diferencia la tendrán que asumir las familias.

El responsable de las escuelas cristianas responde con "tolerancia 0" a los abusos a menores

El responsable de la Fundación de Escuelas Cristianas de Catalunya, Miquel Mateo, no teme la bajada de demanda en la preinscripción a causa de los casos de abusos sexuales a menores en escuelas cristianas. Ha asegurado que hay "tolerancia 0" con los abusos y máximo acompañamiento a las víctimas en este momento.

"En los proyectos de nuestras escuelas tenemos integrada la cultura de la prevención. Tiene que quedar claro que nuestras escuelas son seguras y que tenemos alumnos y profesionales educados en estas cuestiones", ha remarcado Mateo.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.