Según una nota de prensa de la formación naranja, la petición la ha registrado tras haberse aprobado por el Pleno su incorporación, a propuesta de su grupo, en octubre de 2016 y no tener ninguna información sobre este proceso desde febrero de 2017.

"Una ciudad que adquiere el compromiso de ser amigable para sus mayores está apostando por un entorno urbano integrador y accesible que fomente un envejecimiento activo", ha defendido Sarasola.

"Ser ciudad amigable no supone tan solo una declaración de intenciones, sino que constituye un compromiso para que las políticas y los servicios municipales tengan en cuenta las necesidades de nuestros mayores y apoyen y faciliten un envejecimiento activo", ha explicado. Para ello, hay que obligatoriamente realizar un plan de acción supervisado por la Organización Mundial de la Salud, según él.

Sarasola ha recordado que en Gijón la cifra de mayores de 65 años supera ya las 65.000 personas, de las que más de un tercio tienen ya más de 80 años, y las proyecciones demográficas auguran además un incremento de este envejecimiento que duplicará al actual.

Consulta aquí más noticias de Asturias.