Carlos Floriano nació en Cáceres el 12 de febrero de 1967, está casado. Y tiene dos hijas. Es Doctor en Derecho por la Universidad de Extremadura y profesor titular en la Universidad de Extremadura del Área de Economía.

Trayectoria Personal

Carlos Floriano nació un mes de febrero de hace cuarenta y un años en Cáceres, siendo el pequeño de cuatro hermanos, algo que marca mucho, como él mismo reconoce, "porque hay que espabilar o te espabilan".

Los primeros años de su vida los pasó en el Colegio Nacional de Prácticas donde, como los demás chavales, era un apasionado del fútbol. Desde pequeño su familia le inculcó la importancia de ser muy constante en el trabajo y apreciar las cosas que se tienen, porque cuesta mucho conseguirlas, unos valores que hoy en día sigue considerando esenciales y que también intenta inculcar a sus hijas. Esto motivó que siempre compaginara los estudios con alguna actividad extra escolar que le permitiera coger un dinerillo extra para andar más holgado en los momentos de ocio.

También le permitió destacar en los estudios y conseguir becas tanto para el bachillerato que realizó en el Instituto el Brocense, como para la universidad, dónde se licenció en un tiempo récord y con tan sólo 22 años ya tenía su título en Derecho por la Universidad de Extremadura. El buen expediente le permitió obtener una beca para estudiar y seguir formándose en Inglaterra, algo que considera una experiencia vital muy enriquecedora ya que te permite ver lo que se hace fuera de Extremadura y España. De hecho, le sirvió de trampolín para conseguir luego una beca de trabajo en la Comisión de Codificación, en Madrid.

El tirón que tiene la tierra hizo que Carlos regresara a Extremadura nada más acabar esta experiencia y volver a estar con su gente y sus amigos de toda la vida, que considera muy importantes.

En ese periplo se reencontró con una amiga de muchos años, Isabel, que acabó convirtiéndose en su esposa hace ya ocho años, después de contraer matrimonio en la Iglesia de Santiago el Mayor, un momento que recordará toda la vida y que fue muy especial y de muchos nervios. Desde entonces Isabel se ha convertido en su compañera de fatigas y desvelos.

Admite que tiene poco tiempo libre por su actividad política y por  los múltiples viajes que tiene que realizar; pero, en esos momentos, le gusta saborear las cosas sencillas. Lo primero y más importante es disfrutar de Cristina e Isabel, sus dos hijas pequeñas y su mayor debilidad.

El deporte es otro de los aspectos que ocupa un hueco en su espacio de ocio, no todo el que quisiera por sus responsabilidades, pero siempre que puede se escapa a hacer un poco de footing por el parque del Príncipe acompañado de música española, sobre todo Sabina, en su MP3 .

La lectura es otra de sus aficiones que practica con devoción, sobre todo por las noches. Dice de él mismo que es un poco raro a la hora de afrontar los libros ya lee tres de manera simultáneas. Siempre tiene a mano uno relacionado con su trabajo, ya sean informes, tesis, etc. ; otro de novela española, desde los clásicos como Lope de Vega o Galdós, del que se considera un enamorado, hasta lo más actual, como la cinematográfica 'Historias del Kronen', y el tercero suele ser un best seller que le recomienda su hermana Teresa, porque dice que suele acertar con sus gustos.

Si puede no pierde la ocasión de disfrutar de una buena tarde de toros y, por supuesto, le gusta salir con su mujer y sus amigos a tomar las cañas por ciudad natal, donde puede departir con su gente de toda la vida, aunque la actividad política le ha permitido conocer a mucha gente interesante que también han pasado a formar parte de su círculo más íntimo.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CÁCERES

Caceres20minutos@hotmail.com