Sabadell
Las valoraciones de restaurantes online son cada vez más importantes.  ARCHIVO

Buscar el restaurante ideal para comer o cenar suele estár hoy en día conectado a internet. Ya sea en Google o en un portal específico, aparecer en los primeros puestos de buscadores se relaciona de forma directa con un aumento de clientes, en especial si la nota del local es alta y las valoraciones numerosas.

Aparecer en buscadores, clave para captar clientes

Ese factor es tan importante que ya aparece en diversos estudios, como el realizado por SCA (Specialty Coffee Association) en varias ciudades de Europa, que preguntaba sobre los aspectos principales en los que se fijan los clientes a la hora de elegir. Entre ellos estaban la calidad de la comida o el trato del servicio, pero también la calificación recibida en distintas redes sociales.

Precisamente, las conversaciones sobre restaurantes suponen un 30% del contenido en redes, en cifras de PQ Media. Ese interés condiciona de forma directa al sector gastronómico, ya que las decisiones dejan de depender solo de dueños, managers o clientes cercanos; entran en la ecuación también todos los usuarios que expresan su opinión ‘online’.

¿En qué se traduce ese cambio? Según un estudio de Tripadvisor, en inversión por parte de los locales. El portal indica que, en la actualidad, el 60% de la inversión monetaria de estos negocios depende de las opiniones de usuarios y sus observaciones en aspectos concretos como reformas a pequeña escala, inversión o posicionamiento en redes.

Las primeras valoraciones, las más relevantes

Pero ¿cómo conseguir esa nota y asegurarse de que sea buena? La experiencia en distintos restaurantes te hace ver técnicas de lo más variado. En el primer punto, es interesante invitar a los clientes a hacerlo como sugerencia, incluso con premios de por medio. Un plato gratis por valoración o un descuento añadido son buenas técnicas para animar a los primeros usuarios a calificar el local; el resto llegarán tras las notas iniciales.

De cara al segundo punto, las recomendaciones son diversas. Un buen local no se basa solo en un punto fuerte, como la cocina o la decoración, sino en un equilibrio de todas las vertientes –casi una veintena- que han de estar cuidadas si se quiere asegurar una nota superior al ocho o las cuatro estrellas, según el sistema de valoración del servicio. Estos son algunos consejos:

Una buena atención al cliente: Este punto pasa por la amabilidad de los camareros, pero también por un ambiente relajado (a nadie le gusta que le pregunten por el postre sin terminar el segundo plato) y por unos tiempos de espera muy reducidos, especialmente con reservas anticipadas. Además, el camarero debe estar dispuesto a ayudar y conocer las bebidas y platos disponibles y las características de cada uno.

Honestidad: Para conectar con el cliente, primer es necesario conocerse a uno mismo. No hace falta ser el más innovador de la ciudad: es más efectivo ser auténtico y potenciar los puntos fuertes del local. Dentro de este punto entra también la calidad/precio: un precio elevado puede llevar a expectativas irreales, por lo que la coherencia ha de primar en este sentido.

Aceptar las críticas: Una mala nota online puede afectar a la reputación, pero una respuesta a tiempo que dé una solución al problema –y solucionar realmente ese problema si es relevante- hará que, con el tiempo, ese punto negativo quede en el olvido. La posibilidad de ofrecer una alternativa o compensación al cliente, por su parte, puede hacer que este rectifique la calificación.

Los detalles cuentan: Desde el emplatado al diseño de la carta o los toques decorativos que aporten personalidad, esos pequeños detalles que parecen no tener importancia son vitales a la hora de destacar sobre la competencia.