Así lo ha anunciado el Ayuntamiento de Palma este viernes en una nota de prensa. En enero del año pasado, la cifra de usuarios de los autobuses urbanos de la capital balear fue de 2,92 millones.

El consistorio ha destacado los incrementos en las líneas residenciales: la línea 10 (Son Cladera-Sa Indioteria), con un incremento del 11,8 por ciento y 11.567 pasajeros más; la línea 46 (Génova-Sant Agustí), que crece un 10,2 por ciento; la línea 29 (Circular Son Espases), con un subida del 6,5 por ciento; la línea 3 (Es Pont d'Inca-Illetes), que aumenta un 6,4 por ciento; la línea 7 (Son Rapinya-Son Gotleu), que aumenta un 5,2 por ciento; y la línea 12 (Son Sardina-Nou Llevant) que se incrementa en un 4,7 por ciento.

Igualmente, las líneas turísticas también han experimentado aumentos: la línea 1 (Aeropuerto-Ciudad-Puerto) ha crecido un 20,7 por ciento; la línea 23 (Arenal-Cala Blava), un 26 por ciento, y la línea 25 (Playa de Palma Express), un 5,4 por ciento.

Durante todo 2018, la EMT de Palma transportó 41,7 millones de pasajeros, un 2,52% más que en 2017. Cort ha resaltado que durante los últimos tres años, la EMT ha ganado 2,9 millones de usuarios.