"Tenemos un gran reto que es reducir las emisiones y un compromiso que es la sostenibilidad ambiental", ha añadido, además de un gran objetivo que es conseguir que el compromiso y el reto "sea una oportunidad para la actividad económica del medio rural en Castilla y León, de nueva economía de empleo y de lucha contra la despoblación en nuestro territorio".

Así, Marcos ha explicado que toda actividad económica va a venir vinculada a la sostenibilidad ambiental y adaptación al cambio climático, sobre todo en dos de los grandes elementos de la economía de Castilla y León como son la industria alimentaria y la automoción.

"El sector agroalimentario y la agricultura, en primer término, está vinculado en el doble sentido por este cambio climático y con ese compromiso con la sostenibilidad", ha subrayado, ya que está afectado directamente por sequías, inundaciones, plagas, el cambio climático...; lo que "condiciona la producción del sector primario" qué es la base de la industria agroalimentaria.

La consejera de Agricultura ha apuntado que se puede contribuir de una forma "muy decidida" aplicando las estrategias de bioeconomía, a reducir el impacto del cambio climático y las emisiones de CO2 con los nuevos sistemas de regadíos.

"Hasta un 20 por ciento de reducción de CO2 en los regadíos modernizados y contribuyendo a modernizar la competitividad de nuestras explotaciones aplicando variedades que realmente están más adaptadas a ese cambio climático", ha explicado. Además de aumentar un 30 por ciento la productividad, mejorar y aplicar sistemas de eficiencia energética en la industria alimentaria, reducción tanto de misiones como del gasto que se genera en la productividad y por lo tanto "generar mayor actividad económica por ahorros suficientes en los sistemas", así como mejorar la productividad de explotaciones ganaderas.

DIEZ MIL NUEVOS EMPLEOS

Marcos ha recordado la Estrategia de Bioeconomía Agroalimentaria que se presentó hace aproximadamente un mes, con lo que aplicando los criterios que establece la Dirección General de Competitividad e Innovación de la Unión Europea en el sector agroalimentario se podría generar, de aquí al año 2030 en Castilla y León, hasta 10.000 nuevos puestos de trabajo vinculados a estas nuevas actividades de bioeconomía y de economía circular, haciendo el sistema sostenible.

Y no solo generar 10.000 puestos de trabajos nuevos con las actividades económicas, "el 80 por ciento de ellos en el medio rural", sino además, generar 774 millones de euros de actividad económica anuales en la Comunidad Autónoma.

Por su parte, uno de los ponentes y responsable del Área de Medio Ambiente energía y cambio climático de Grupo Parlamentario Popular, Guillermo Mariscal, ha trasladado la relevancia que le da el Partido Popular al cambio climático ya que entienden que "no es un asunto que sea discutible".

También ha explicado cuál es el modelo de transición energética que debe llevar a cabo el Gobierno para que esa transición sea justa y "no genere vencedores y vencidos" porque cuando los hay "ni redunda en la mejor calidad de vida de los ciudadanos ni en darle competitividad a las empresas".

Consulta aquí más noticias de Palencia.