Calcula cuánto tiempo necesitas dormir con este método
Dormir el tiempo adecuado es esencial tanto para la salud como para el estado anímico. Freepik

Dormir el tiempo adecuado es esencial tanto para la salud como para el estado anímico de las personas. Aunque cada uno tienes sus trucos y posturas para conseguir conciliar mejor el sueño, según los expertos, dormir boca abajo es la postura menos recomendable.

Otro de los hábitos que tampoco es aconsejable es mirar el móvil antes de dormir, un gesto contraproducente para la salud y que puede llevar a provocar lo que se conoce como insomnio tecnológico.

Además de evitar estas costumbres perjudiciales para el organismo, es importante dormir el número de horas que necesita nuestro cuerpo.

¿Cuántas horas es recomendable dormir?

Existen diferentes estudios e investigaciones sobre el sueño, pero en términos generales se recomienda dormir ocho horas al día. Dormir seis horas o menos deshidrata el cuerpo y también provoca resaca, según un amplio estudio realizado por Universidad Estatal de Pensilvania. Además, otros estudios confirman que dormir mal  aumenta el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón. 

Michael Breus, doctor y psicólogo especialista en sueño, explica que cada persona tiene un ciclo de sueño diferente de acuerdo a su genética. Breus diferencia entre cuatro tipos de sueño, cada uno de ellos representado por un animal diferente:

  • Delfín: las personas que tienen un sueño muy ligero y se despiertan fácilmente.
  • León: las personas que se levantan muy pronto y con mucha energía.
  • Oso: siempre se levantan cansados y necesitan dormir mucho.
  • Lobo: los que ven imposible despertarse antes de las 9 de la mañana y son mucho más activos por la noche.

¿Cómo calcular cuánto necesitamos dormir?

Según el doctor Michael Breus existe un método para calcular cuántas horas necesita dormir cada persona, independientemente del tipo de sueño que se tenga.

Este método consiste en dormir siete horas y media durante 10 días, siempre con la misma hora para irse a dormir y con la misma hora para levantarse. Si el día diez la persona se levanta antes de que el despertador suene, significa que está durmiendo las horas necesarias. En cambio, si pasados los diez días, se levanta más tarde, hay que añadir 30 minutos más al tiempo de sueño, y así sucesivamente hasta que logre despertarse antes de que suene la alarma.