¿Eres de los que te tumbas en la cama pero tardas mucho hasta que consigues dormirte? El 25% de la población mundial sufre anomalías con el sueño. El trastorno de sueño más común es el insomnio. En España más de 15 millones de personas sufren este trastorno que produce irritabilidad y disminuye la capacidad del trabajo.

Según un estudio publicado por la Universidad de California Berkeley, no dormir las horas suficientes hace a las personas "más solitarias y menos inclinadas a las interacciones sociales".  Además, dormir poco o no dormir eleva los niveles de la proteína del alzhéimer en el cerebro.

Si eres de los que te cuesta dormir las técnicas de relajación o poner en práctica unos consejos como intentar distraerse, escribir lo que te preocupa o respirar hondo pueden ser de gran ayuda. Además de estas recomendaciones, existen diferentes trucos para conseguir conciliar el sueño de una manera más rápida, como por ejemplo, el método que usan los soldados del ejército de los Estados Unidos.

Durante la Segunda Guerra Mundial muchos soldados estaban en shock, tenían pesadillas y no conseguían dormir, lo que les hacía tomar decisiones equivocadas debido al estrés y al insomnio. A raíz de esto, la Escuela de Pre-vuelo de la Marina de los Estados Unidos desarrolló un método científico para que los soldados consiguieran quedarse dormidos en menos de dos minutos y en cualquier condición, ya fuese de día o de noche. Se les enseñó a conciliar el sueño mientras estaban sentados en una silla.

El método consta de cuatro partes:

  1. Relajar los 43 músculos de la cara: cerrar los ojos y respirar lenta y profundamente. Después hay que intentar relajar todos los músculos de la cara: lengua, pómulos, frente, mandíbula... Es importante no fruncir el ceño ni apretar los ojos.
  2. Relajar los hombros y brazos: Intentar que los músculos de los hombros queden totalmente sueltos, hay que relajarlos y dejarlos caer tan abajo como sea posible. Inhalar y exhalar lentamente. A continuación, hacer los mismo con los brazos. Si no consigues relajarlos ténsalos y vuelve a relajarlos. Hay que trabajar primero un brazo y después el otro.
  3. Relajar las piernas: Realizar la misma operación de relajación que se ha hecho con los brazos en las piernas. Primero una pierna y después la otra. Hay que relajar el muslo, la pantorrilla, el tobillo y el pie. A la vez que lo hacemos hay que inhalar y exhalar profundamente.
  4. Despejar la mente: Hay que intentar dejar la mente en blanco durante 10 segundos. Olvidarse de las preocupaciones y no pensar en nada. Si no se consigue hay que decir las palabras "no pienses, no pienses, no pienses..." durante al menos 10 segundos. De esta manera se evita cualquier otro pensamiento. Cuando te relajas físicamente y tu mente permanece en blanco durante al menos 10 segundos, estarás dormido.

Después de seis semanas poniendo en práctica este método, el 96% de los pilotos conseguía conciliar el sueño en dos minutos o incluso en menos.