"Principalmente llaman porque quieren hablar, ser escuchados y que alguien les entienda", ha asegurado Paz, quien además ha apuntado que el objetivo de este servicio es que "la gente pueda llamar en cualquier momento y exprese lo que realmente siente para poder ser atendido".

Los datos aportados por Teléfono de la Esperanza muestran que la cifra ha ido en aumento en los últimos años, en el año 2016 la asociación recibió 7.070 llamadas frente a las 7.464 llamadas de 2017. Por otro lado, 608 personas acudieron a la sede para recibir intervención profesional por parte de psicólogos, psiquiatras y abogados y participar en terapias de grupo.

La organización quiere facilitar con los ciclos de talleres y conferencias que cada año son impartidos por profesionales "las herramientas necesarias para salir adelante".

Consulta aquí más noticias de Asturias.