Pabellón regionalista de la antigua cárcel de la Ranilla
Pabellón regionalista de la antigua cárcel de la Ranilla AYUNTAMIENTO DE SEVILLA - Archivo

Mientras la Gerencia de Urbanismo ha elevado ya al pleno del Ayuntamiento el documento definitivo del citado catálogo de protección, pues el mismo ha sido validado por la comisión provincial de Patrimonio Histórico, Joaquín Egea, portavoz de Adepa, ha explicado en un comunicado que el citado catálogo "sólo abarca unas pocas calles del barrio" y sólo protege "realmente" 33 edificios, porque el resto sólo cuentan con una orden de suspensión de obras sobre los mismos, a la espera de su catalogación definitiva o no.

En cualquier caso, Adepa insiste en que resulta "insuficiente" catalogar sólo 69 edificios y espacios de Nervión por su relación con la arquitectura regionalista, pues dicha cifra supone sólo "el diez por ciento del caserío" de dicho estilo arquitectónico. "El catálogo no contempla la protección de la tipología que dice defender, es decir la casa jardín que diseñaron los arquitectos del regionalismo para el barrio y la altura limitada a una, dos o tres plantas", abunda Egea.

A tal efecto, y con relación a las recriminaciones del edil de Hábitat Urbano, el socialista Antonio Muñoz, Egea avisa de que Adepa ya solicitó ampliar el catálogo durante la tramitación del mismo pero sus alegaciones en ese sentido fueron "rechazadas". Por eso, el colectivo ha pedido a los grupos políticos del Ayuntamiento el "rechazo" al documento de aprobación definitiva del catálogo, "o bien el compromiso escrito en el propio catálogo para una ampliación del mismo con una nueva apertura de exposición pública y alegaciones".

EL CATÁLOGO DE NERVIÓN

La idea de crear dicho catálogo surgió a cuenta de la controversia suscitada en 2017 en torno al edificio del número 35 de la calle Cristo de la Sed, obra del arquitecto Aníbal González, autor de monumentos tan emblemáticos como la Plaza de España y figura clave de la exposición iberoamericana celebrada en Sevilla en 1929.

Y es que después de que el edificio fuese vendido y los nuevos propietarios optasen por su demolición para la construcción de viviendas, pues el mismo no gozaba de ninguna protección, diferentes voces reclamaron su conservación al tratarse de una construcción obra de Aníbal González y una reminiscencia de la arquitectura regionalista de comienzos del siglo XX.

Dado el caso, el Ayuntamiento aprobó una serie de medidas destinadas a proteger los inmuebles del entorno de Nervión que guardasen valor patrimonial por su relación con la arquitectura regionalista, acordando suspender provisionalmente la concesión de licencias de demolición o reforma en diversos edificios y sectores del distrito marcados por la presencia de construcciones regionalistas, mientras se promovía el mencionado catálogo al objeto de proteger definitivamente los inmuebles que finalmente se considerasen valiosos desde la perspectiva patrimonial.

A PARTIR DEL PGOU

El documento inicial del catálogo de protección de la arquitectura regionalista de Nervión, en ese sentido, incluía directamente once inmuebles ya protegidos al figurar en el catálogo periférico del PGOU, como es el caso del antiguo matadero municipal, el humilladero de la Cruz del Campo, la Casa Duclós, la parroquia de la Inmaculada Concepción o de la Sed, el edificio central de la antigua fábrica cervecera de Cruzcampo y la torre de oficinas Sevilla Uno por su papel en la arquitectura contemporánea.

Tras la correspondiente fase de información pública, el documento provisional del catálogo, aprobado por el Ayuntamiento el pasado mes de septiembre, incluye el medio centenar de edificios del texto inicial, más un total de 22 incorporaciones sumar 72 inmuebles.

En el catálogo, así, figuran por ejemplo las viviendas regionalistas de la avenida de Ramón y Cajal, nueve viviendas de la calle Beatriz de Suabia, el hospital San Juan de Dios de la avenida de Eduardo Dato, varias casas de Marqués de Nervión o las edificaciones supervivientes de la antigua cárcel de Ranilla, según la documentación recogida por Europa Press. Además, figuran el edificio de Catalana Occidente, el hotel Los Lebreros y el colegio Santa Joaquina de Vedruna, por su valor como exponentes de la arquitectura contemporánea, toda vez que la Consejería de Cultura había solicitado su incorporación.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.