Según fuentes de la Comisaría Provincial, una dotación policial, que se encontraban en la madrugada de este martes en la calle Villanueva de la Serena, salió en persecución de un vehículo que realizó "una maniobra evasiva brusca" al detectar la presencia policial, circular sin respetar norma alguna de conducción y a "gran velocidad", y hacer caso omiso a las señales acústicas y luminosas utilizadas por los vehículos policiales para que se detuviera.

La persecución se inició en la Avenida de Juan Pablo II, en dirección a la ciudad, y posteriormente por la autovía hacia Valladolid tras cambiar el sentido en una rotonda, y llegó a circular hasta a 200 kilómetros por hora.

Al salir de la autovía, en Castellanos de Moriscos, continuó por carreteras secundarias y caminos hasta la localidad de Cabrerizos, donde se metió en una calle sin salida, giró bruscamente e impactó con dos vehículos policiales que le perseguían.

Finalmente, los agentes pudieron detenerle y dos de ellos resultaron lesionados con diversas contusiones como consecuencia del choque, por lo que precisaron asistencia médica del servicio de urgencias.

Los agentes comprobaron que en el vehículo viajaba también su mujer y dos hijos menores, y el detenido dio resultado positivo en el test de drogas efectuado por la Guardia Civil, que había sido alertada de la persecución.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.