CSIF, que cuenta con una representación de cinco delegados sindicales en el Grupo Gallardo, asegura que "no puede permanecer impasible" ante el comunicado, difundido por esta corporación empresarial, en el que califica como de condiciones insostenibles la financiación impuesta por la entidad KKR, con un tipo de interés del 14 por ciento, y que pone en peligro la viabilidad de la empresa y de sus puestos de trabajo.

Ante esta situación, CSIF ha lamentado que los trabajadores "puedan volver a ser los damnificados en esta crisis de financiación", y que según señala, "les arrastra, otra vez, hacia la incertidumbre por el futuro de sus puestos de trabajo, además de por la economía de la comarca y de la región", señala.

En este sentido, CSIF considera que la coyuntura por la que atraviesa el grupo extremeño no debería haber llegado hasta este extremo y que la falta de financiación de la que hablan "recaiga únicamente sobre las espaldas de los trabajadores que son los que se irían a la calle", alerta este sindicato en nota de prensa.

Por este motivo, CSIF ha pedido una reunión urgente con el equipo directivo de Gallardo para que explique con detalle la situación actual de la empresa y entre todos buscar una salida a esta grave crisis financiera, y apunta que no descarta solicitar la intermediación del presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, para que se termine este conflicto.

Para CSIF, es prioritario que se apueste "por un proceso negociador global" que contemple un plan de viabilidad para la corporación y que "preserve todos los puestos de trabajo porque, los trabajadores no pueden pagar las posibles deficiencias en la gestión de la empresa".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.